----
Carta de Agredecimiento

Lebu, 23 de enero 2014

Estimados amigos de la Fundación Niño y Cáncer:

       Soy Paulina Huenuman Rojas mamá de Paulina Pichincura Huenuman, 15 años, quien se recupera de una enfermedad llamada Carcinoma Nasofaringeo. Mi hija comenzó su tratamiento de quimioterapia en Temuco y luego continuó las radiaciones-quimio en el Hospital Regional de Concepción, Lugar donde conocimos a personas que pertenecen a su fundación y nos brindaron una mano cálida.

     Ahora quiero agradecer a su fundación por esta labor tan maravillosa de acoger no solo a los niños que padecen cáncer sino que también a sus familias, quienes  se encuentran en un alto nivel de vulnerabilidad emocional, ya que al principio al conocer la noticia del diagnóstico causa un dolor insoportable pero con el tiempo hay que hacerse valiente y volverse un guerrero para dar la pelea junto a nuestros hijos. En este camino de sanidad de mi hija Dios abrió muchas puertas, preparó a personas de buen corazón, quiero decirles que ustedes fueron una ventana que Dios abrió llena de luz e iluminó el rostro de mi hija, gracias por facilitar el departamento del edificio las cumbres en la ciudad de Concepción y por acompañarnos en este camino.

Que Dios les bendiga y les de la fuerza para que sigan iluminando las vidas de las Familias de niños con cáncer… Recuerden “Nada en esta vida se queda sin su recompensa”.


Atte

Paulina Huenuman Rojas

Mamá de Paulina.

 

 


 

 

 

 

seguir